16 de septiembre de 2010

Septiembre

[En la azotea de casa, a las siete de la tarde]

Madre: Vístete, hombre, de verdad, yo no sé qué haces todo el rato en pelotas.

Niño de tres años [muy digno]: Es verano.

Madre: Ya, pero te puedes poner un bañador, unos pantalones cortos, algo. No está bonito que vayas siempre desnudo.

Niño de tres años [filosófico]: Cada uno es cada uno.

Madre [sorprendida]: Sí.

Niño de tres años: Además, al cole voy vestido.

Madre: Claro. Eso no es negociable.

Niño de tres años [cambiando de tema]: ¿Sabes qué aprendí en el cole?

Madre: ¿Qué?

Niño de tres años: ¡Caraculo!

Madre: Ah, mira qué bien. Corre y díselo a tu padre, anda.

Niño de tres años: Ya se lo dije ayer. Cuando me mandó a vestirme.

Madre: Y ponte unos zapatos. Haz el favor. Ya.

Niño de tres años: Yo sin zapatos soy más feliz.

Madre: Dios. No me queda nada.

12 comentarios:

rodericus2009 dijo...

¡¡ Angelito!!. Ahora entiendo lo que me he ahorrado al no tenér descendencia.

Es un placér volvér a leerla a Ud.
Saludos.

si, bwana dijo...

Los niños no están todavía contaminados por protocolos ni costumbres sociales. Me parecen admirables.

Reinadelmango dijo...

¡¡Hola!!

La rubia dijo...

¡Welcome home, Lupe!

A.Cantó dijo...

Ay pobre... (la madre)

(la palabra de verificación fantasmagórica es sizead, que debe significar que la pobre se va a enterar cuando el nudista éste tenga tamaño adolescente)

Edda dijo...

Lo mejor es darles la razón y animarles (jurando por dentro, claro). Te miran como si te hubieras vuelto loca pero funciona, dejan de hacerlo.

Me alegra su vuelta. Saludos.

aire dijo...

Eso, eso es lo que se aprende en el cole.

aracne dijo...

Qué alegría que estés de vuelta! Vivan los niños asalvajados.

Pipa dijo...

Yo también soy más feliz descalza. Y hace bien en defender su derecho a ir en pelotas por su casa.

Alicia dijo...

Entiendo perfectamente al niño-de-3-años. Únicamente uso zapatos por mero urbanismo. ¡Cómo no querer volver a aquellos tiempos de lealtad propia! Sin embargo nos resulta impensable tan sólo considerar el deshacernos de aquél montón de introyectos convenientemente llamados "Valores morales". Bienvenida de regreso Lupe, espero sigas por aquí.

peibol dijo...

¡Qué grande! ¡Quiero adoptarlo! XDD

Muy buenas las réplicas. Angelito...

Ginebra dijo...

Con esa edad son así; unos años más tarde pasan por una etapa en la que se avergüenzan de ver a sus padres en bolas y con la pirindola al aire. Bueno, se avergüenzan de ellos hasta vestidos. Y los padres, que lo saben, se divierten exhibiéndose sin pudor por la casa y amenazando con hacerlo cuando traigan a los colegas :-))