14 de marzo de 2009

Estadística (I)

Número de veces en la última semana en las que Pinito ha sido recluida en la solana por cometer delitos diversos: 3.114.
Desglose de los delitos más frecuentes:
Desobediencia y resistencia a la autoridad (60%).
Masticación de la persona de la Lupe (8%).
Masticación de las patas de la cama de la Lupe (4%).
Masticación del cable del ordenador de la Lupe (4%).
Robo y destrucción (en grado de tentativa) de ropa y zapatos propiedad de la Lupe (10%).
Robo de comida y bebida propiedad de la Lupe, con especial énfasis en el café con leche (10%).
Ataques de amor asesino a las visitas (4%).

Número de veces en la última semana en que la Lupe ha fregado la terraza con Mr. Proper Limón - Gran Poder de Desinfección, cubriéndose la cabeza con el elegante sombrero tradicional lanzaroteño y el resto con una camiseta gigante del Correcaminos: 6.
Número de veces en que la Lupe fregaba la terraza cada semana, antes de tener a Pinito: 0.

Gramos de pienso que Pinito ha devorado en el último mes y medio: 4.500.
Gramos que pesa Pinito a día de hoy: 2.900.
Número de veces en que la Lupe se ha preguntado cómo es posible: 26.

Breve añadido del domingo por la mañana:
Número de hoyos que Pinito excavó en la playa en una hora: 347.
Grado de putrefacción del ex-calamar que Pinito encontró y se echó a la boca, y se negó a soltar (a pesar de ser perseguida y presionada con técnicas aprendidas en cárceles de Irak), en la escala de putrefacción de calamares de Wagensberg (que va de 0 a 14): 14.
Chinos sorprendidísimos que recibieron cariño y lametones de Pinito sin razón aparente: 3.
No-chinos a los que trató con desdén o agresividad: 36.
Esta perra tiene algo con el Extremo Oriente.

18 comentarios:

Arantza dijo...

¿Y ni siquiera ha potado? Tú te quejas de vicio. Anoche me levanté para ir al baño y espanzurré (con el pie desnudo, agggh) una bola de pelos hábilmente escupida por Julieta en plena zona de paso. Y lo peor es que en lugar de morirme de asco, me alegré de que no la hubiera escupido encima del sofá, según su costumbre.

Gabriel Ramírez dijo...

Yo tengo la solución, Lupe, no te lo preguntes más.
Te daré una pista.
Palabra clave: caca.

Ginebra dijo...

Querida, si tuviera tortugas de tierra sabría perfectamente dónde va cada gramo que se meten en el cuerpo.

aire dijo...

Mira tú por donde, gracias a Pinito yo me acabo de enterar de quién es Wagensberg.

Gabriel Ramírez dijo...

Vuelvo a tener la solución a lo del extremo oriente.
Allí se comen a los perros y Pinito es una perrita pelota de forma natural. Sabe que ojos rasgados significa cacerola hirviente.
Palabra clave: Quema.

La Lupe dijo...

Buenos días, buenos días.

Arantza, los vómitos aún no se los cuento como delito. Estoy replanteándome la redacción del Código Penal de esta casa.

Gabriel, menos mal que estás tú y me das palabras-clave para todo. Si no...

Ginebra, es que no tengo tierra; ¿se pueden tener tortugas de tierra sin tierra? ¿Tortugas hidropónicas?

Aire... eh... me acuso de haberme inventado la escala Wagensberg de la putrefacción de calamares y de haberle puesto el nombre de un escritor científico. Que sabe de todo, ese hombre.

Ginebra dijo...

Jamía, a las tortugas de tierra se les podría llamar tranquilamente tortugas de loseta. Ellas, en teniendo dónde corretear, algo qué comer y dónde resguardarse de cuando en cuando... casi que les da igual si es tierra, porcelanosa virgen, o cemento impreso.

el estadista ilustrado dijo...

tantoporciento de pinitismo en el blog: 96%

LaURa dijo...

Valoración temporal y expectativas del estonosevaaacabar de la Pini (en partes por millón, se entiende):
24/10.000.

Sí, ya, yo tampoco entiendo qué iba a decir.

La Lupe dijo...

Grf.

Pinito se comió el cargador del móvil.

Gabriel Ramírez dijo...

No problem.

Palabra clave: !Joder¡

Anomino dijo...

Soy el mendigo de quien rescataste a Pinito en la plaza hace unas semanas. Yo era abogado del estado con plaza en propiedad. Me regalaron a Pinito y empezó por comerse las cortinas, siguió con el cargador del móvil y el propio móvil. Perdí mi agenda con muchas amistades y la paciencia. Me tomé una menta poleo para relajarme. Al día siguiente se comió mi tarjeta de crédito y tomé otra menta poleo. Esto inició una autodestructiva adicción que me ha llevado a la pérdida de todo. Terminé viviendo en el parque, donde me confundiste con un jacoso cuando creíste rescatar a Pinito de mis brazos cuando la llevaba al cadalso.

La Lupe dijo...

Anomino, casi, casi cuela. Cuando Pinito llegó a mi casa no tenía ni dientes... Ah, qué tiempos aquellos...

Pero muy bien contado, ¿eh?

Wendyqueridaluzdemivida dijo...

¡¡Me parto!!
Galleta ya está mucho más tranquila, así que he desterrado el pensamiento de las tortugas y el de hacerme un bolso con la perra.

desparramando dijo...

la verdad es que las estadisticas normalmente son aburridas..pero tu forma de plantearlas ha hecho que sean muy interesantes de estudiar...

me encanta leerte...

Laura dijo...

jejejej
por dios qué risa

Anónimo dijo...

¿Puedo comentar tan tardísimo?
Me acabo de poner a leer tu blog desde el principio, y me estoy riendo tanto que escribo para agradecértelo a ti y a tus comentaristas.
Lo dicho, gracias por las risas, sigo leyendo...
Meritxell

La Lupe dijo...

Ay, qué bien. Gracias, gracias.